McLaren 600LT Spider, deportividad a cielo abierto

La marca británica acaba de presentar de manera oficial a su nuevo deportivo, una variante a cielo descubierto que está basada en el exclusivo 600LT. Cuenta con los mismos argumentos de este y...

En los planes de Volkswagen estaría fabricar un todoterreno 100% Eléctrico

A día de hoy cuesta pensar en un nicho de mercado que todavía no haya sido explorado, pero en Volkswagen parecen tener claro uno que es tal: el de los todoterrenos puros con mecánicas complet...

Ford Mustang Shelby GT500 2020: el más potente de la historia

Es uno de los coches más esperados para los entusiastas de los muscle cars americanos y uno que promete traer sensaciones fuertes a todos aquellos que se atrevan a exprimir al máximo su motor.

Bugatti imprime una pinza de freno en 3D: 2 213 capas de titanio y cuatro láser

Bugatti, al igual que muchos otros fabricantes, como Koenigsegg en el One:1, investiga la impresión de piezas en 3D.

Para los ingenieros, la impresión 3D es como la respuesta a todas sus plegarias a la hora de crear un prototipo en poco tiempo (adiós a los moldes, a la fundición, etc). De este modo se puede ver, probar y tocar un nuevo producto con un coste ínfimo comparado con el método habitual de fabricación.

En el caso de Bugatti, la marca de Molsheim, imprimió lo que viene siendo la pinza de freno en titanio más grande del mundo. Se trata de un pinza de 8 pistones destinada al eje delantero del Bugatti Chiron que mide 40 cm de largo y pesa 2,9 kg. Es una pieza 40 % más ligera que las actuales pinzas de frenos que equipa el Chiron.

El Bugatti Chiron equipa normalmente pistones de frenos de aleación de aluminio, con ocho pistones delante y seis en las pinzas traseras. Para la pinza de freno de titanio, Bugatti utilizó titanio normalmente empleado en la industria aeronáutica y aeroespacial. Bugatti asegura que se puede aplicar una fuerza de 125 kg por mm cuadrado sobre ese titanio sin que el material se rompa.

La impresión se realizó en 45 horas en una impresora 3D equipada con cuatro láser de 400 vatios y fueron precisas 2.213 capas de titanio. Los láser derretían la capa de polvo de titanio en la forma deseada para obtener la pinza de freno. La pinza una vez impresa necesita un tratamiento térmico (horno a 700º C que baja progresivamente hasta los 100º C), mientras que los acabados se hacen con procesos químicos y físicos.

De momento, los Chiron seguirán saliendo de la factoría de Molsheim (donde cada equipo de 20 personastarda seis meses en armar un auto) con las pinzas de freno de aleación, pero la marca comienza estos días las pruebas con estas nuevas pinzas antes de integrarlas al proceso de fabricación de las siguientes unidades del Chiron hacia el final del año.

Fuente: www.motorpasion.com